Programas de atención y memoria

Cuando la memoria falla . . . ¿Qué Hacer? Ante todo si es capaz de hacerse esta pregunta, ya es importante. Entre los especialistas se dice que el paciente con demencia no acude a la consulta, le traen. El paciente puede saber que tiene fallos de memoria, pero no suele ser consciente de la magnitud del problema ni de las repercusiones que tiene en su vida. Por lo tanto, raramente puede percibir los pequeños errores que le tienen a usted tan preocupado, pero que es perfectamente capaz de analizar y subsanar. Es poco probable que en el momento de hacerse la pregunta padezca de la enfermedad de Alzheimer o de algún tipo de trastorno cognitivo grave. Entonces… ¿Porqué los olvidos…los frecuentes fallos de memoria? Entre otras, las causas más frecuentes son:

  • Estrés: Cuando nos sobrepasa, mas allá de un cierto límite del que no siempre somos conscientes, nuestra memoria puede jugarnos malas pasadas.
  • Depresión: Un síntoma constante en cualquier tipo de depresión son los trastornos de memoria, a veces realmente severos.
  • Farmacos: Son muchos los medicamentos que pueden inducir trastornos de memoria, en particular, administrados a personas de edad avanzada. No todos los medicamentos producen trastornos de memoria, ni en el mismo grado, pero todos ellos deben ser considerados. Una mención especial debe hacerse al uso de hipnóticos y tranquilizantes en forma crónica.
  • Tóxicos: Alcohol. El consumo habitual de cantidades excesivas de alcohol va unido de forma constante a trastornos de la memoria. Lo que se considera una cantidad excesiva depende del sexo, la edad, el peso y el nivel de nutrición de cada individuo. Opiáceos, cannabis, etc.: Su uso continuado o los efectos de dosis aisladas excesivas pueden provocar trastornos permanentes de la memoria.
  • Enfermedades: Padecer una enfermedad crónica, del tipo que sea, puede a su vez originar depresión, ansiedad y en consecuencia, afectar a la memoria.

Si Ud. se siente identificado con alguno de los conceptos aquí vertidos es conveniente realizar una consulta para poder conocer el grado de dificultad en la memoria que presenta.

Programas

Hospital de Día para pacientes con enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades neurocognitivas

De lunes a viernes en horario matutino o vespertino de tres horas. Los pacientes agrupados en grupos homogéneos, cumplen diferentes actividades de estimulación intelectual, cognitiva y de ejercicios físicos terapéuticos preprogramados semanalmente por los profesionales del Instituto de la Memoria.

Talleres de Memoria (TDM)

Dirigido a personas adultas que quieran mantener activa su memoria o presenten déficit cognitivos menores, trastornos de lenguaje o concentración. Se trata de distintos talleres para estimulación cognitiva, de la memoria y la inteligencia cada uno de ellos con distinta complejidad y modalidad terapéutica.

  • para cualquier persona con olvidos acordes al envejecimiento por edad.
  • para cualquier persona con olvidos leves/moderados o con déficit cognitivos leves a moderados
  • Modalidad: dos horas (mañana o tarde) dos veces por semana.

Talleres de recreación intelectual (TRI)

Destinado a adultos mayores que necesiten estimular su dimensión cognitiva: lectura de diarios y textos, cantos, reminiscencias e historias de vida, juegos varios, dinámica grupal e interacción social, recreación, ejercicios de memoria y entrenamiento de la voz cantada. Para mantener preservado o mejorar el nivel intelectual a través de actividades cognitivas particularmente socializantes.

Modalidad: dos horas (mañana o tarde) dos veces por semana.

Tratamientos individuales

Acordes a las necesidades neuropsicológicas de los pacientes. Se incluyen, entre otros, pacientes con secuelas de traumatismos encéfalocraneanos, perinatales o trastornos de aprendizaje, ADHD, entre otros.

Se atiende por obras sociales y prepagas Consultar